lunes, 11 de junio de 2007

Sibö

El sábado en clase de Historia de la Música, nuestro profesor Marvin Camacho nos pidió que a partir del concepto Sibö escribiéramos un cuento. Esto como ejercicio para comprender como los compositores románticos partían de conceptos literarios para elaborar sus obras.

Me gustó mucho los cuentos de mis compañeros. Le recomiendo visitar a Oscar a Nice y a Pablito. A continuación el mío.

SIBÖ

En la lejanía de las montañas se escucha el lamento de los vientos liberados en ocarinas. Los árboles se mecen al compás de las brisas dentro del calor insoportable del palenque.

Todo está en paz, todo está quieto. Las mujeres se abanican en los corredores de sus chozas, esperando a sus hijos que han bajado a hacer las compras a la ciudad.


Lo hijos llegan con sus miradas pasivas y tristes, miradas penetrantes del guerrero dormido y amarrado para la vida en sociedad. Llegan con sus historias de siempre: miradas de desprecio, asco, de ignorancia que recibieron en la ciudad. En algunos casos cuentan los insultos y agreciones sin inmutarce, como quien narra la cotidianidad de la siembra.

Mientras el calor baja, Sibö en la tierra alimenta el maíz para que crezca. Sibö, olvidado por muchos, escucha los relatos de sus hijos, mientras en silencio se aproxima al palenque.

"Hoy Sibö está triste", dicen las mujeres, mientras que algunos de sus hijos tocan las ocarinas, en las cuales, Sibö se lamenta.

1 comentario:

Pablo Salas dijo...

Esta muy tuanis lau!!!
Sabe, me gusta mucho ese tipo de ejercicios, más que los alegres 6 compases de 6/8!!!!! jejejejeje