miércoles, 27 de junio de 2007

Mi Recital



Ya fue mi Recital, y resulta que me fue bastante bien.

Al principio estaba muy ansiosa, y muy preocupada porque casi no había llegado gente poco antes del inicio. Pero cuando salí al escenario me di cuenta de que todos habían estado afuera esperando y por eso no los había visto. Fue muy emocionante ver todas esas caras conocidas: familia, amigos, compañeros y profesores que fueron a verme en ese momento tan importante para mi.

Al comenzar me sentí nerviosa, pero poco a poco los nervios se fueron disipando, hasta que me comencé a sentir con la comodidad de los ensayos. Logré concentrarme en la música, en los pasajes, en el apoyo, y aunque fallé en algunos momentos, eso no afectó el resultado final: un aplauso cálido y generoso que me conmovió hasta las lágrimas.

Pude ver a mis papás llenos de orgullo, a mi mamá con las lágrimas en los ojos cada vez que terminaba una interpretación. Pude sentir el orgullo de mi profesora, quien estaba más nerviosa que yo. Mi primer profesor me felicitó con gran alegría, y mi profesor de teorías, a quien admiro profundamente, me abrazó y comentó su satisfacción.

¿La mejor parte? Los dúos que toqué con Fuan, en los cuales pude sentir una comodidad que con nadie más podría haber sentido. La música simplemente fluyó como fluye el agua del río, con la familiaridad, confianza y complicidad que sólo podría experimentar con él.

En realidad estoy muy contenta y satisfecha, pues si bien no toqué todas las notas y los pasajes perfectos, pude demostrar mi nivel y, lo más importante, pude hacer música!

2 comentarios:

Pablo Salas dijo...

Laurita muy bueno el recital!!!
Felicidades!!!

Anónimo dijo...

QUE DICHA QUE LE FUEN BIEN EN EL RECITAL, IBA A IR PERO POR MOTIVOS DE ESTUDIO NO PUDE, SUERTE EN TODO SIGA ASI ;-) GERMAN R.