domingo, 21 de diciembre de 2008

miedos




me da temor eso de hacerme fuerte
xq este fue un fin de semana de mierda, y lo llevé bien y lo voy sacando adelante...
igual este mes fue un mes de mierda, y el año en parte importante -pero en áreas específicas- fue un año de mierda...
igual todo va para adelante y yo sigo empujando esta carrera en una cuesta que parece no acabar, una cuesta a la que se le suman constantemente nuevas piedras y nuevas dificultades... pero sigo empujando y empujando, y quienes me conocen saben que no me tiendo a quejar salvo a que ya me lleve puta...

pero tengo miedo, y bastante
xq tanta mierda me ha hecho más fuerte, pero también me ha hecho más dura
y me da miedo que por eso me haga yo menos sensible o menos afectiva...

me da pavor que mi corazón se cierre, y que al cerrarse despida a los huéspedes que han ganado con creces el derecho de habitar en él.

2 comentarios:

DANIELA MUÑOZ dijo...

El miedo y la comedera de mierda endurecen, de hecho... no cabe duda. Pero si desesnsibilizan o no, eso depende de qué tanto una aprenda que lo que sangra es porque siente y lo que duele es porque vale la pena, y por consiguiente, siempre valdrá la pena volverlo a intentar, aunque de antemano una sepa que si llega a doler, va a ser en puta. Y bueno, como dice una amiguilla mía: Si uno va a jugar de trapecista, tiene que aprender a correr el riesgo de partirse la madre contra el suelo y que valga la pena la emoción del salto, hay que quitar las redes porque si no, no hay gracia en saltar.
Eso si, sólo hay que saltar sin red cuando realmente valga la pena, talvez es eso lo más importante que una aprende en esos tiempos en que come mierda en serio.

A. Amador dijo...

La cuesta no es eterna! Tarde o temprano y antes de que te des cuenta, vas a ir cuesta abajo. Por otra parte, hacerse piedra tiene una ventaja: las piedras no lloran. Pero tiene una desventaja: las piedras... no lloran.