miércoles, 30 de enero de 2008

100

Hace rato estaba esperando este post. Cuando llegó pensé: "tiene que ser especial, una loquera diferente!"

Pensé en hacer una reflexión de lo importante que ha sido este espacio mío mío mío...
pero luego dije ¡noooo, muy cliché!

Luego pensé en un poema erótico, para complacer el asunto del eclipse de luna que han solicitado mis amados lectores (uuuy! jajaja!)... se iba a titular: eclipse de luna... y luego?

... no lo he escrito, pero ya mi piel lo comenzó el boceto


pero llegó un comentario que me llevó a una página... y dos títulos me pusieron reflexiva. El del blog y el de un post

ya me había referido a este asunto, cuando la prensa nos trataba de terroristas a los del NO

Recordé lo que es realmente importante: no olvidar lo que nos rodea en este mundo que raya más con la irrealidad que con lo tangible.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ...

Una vez leí un libro de Chomsky en el que narraba las torturas a las que sometieron a hermanos centroamericanos en los ochentas. Sentí el dolor en el alma...

Pero cuando solté el libro fui a un juicio en el que tuve la dictadura tan cerca que apestaba a muerte... el dolor de aquella MUJER llenó la sala de juicios y aquel hombre gigante, negro, fuerte y guapo soltó en llanto como un bebé... hasta ese momento me descubrí llorando en la esquina de salón...

Terrorismo decía el post, y este es el 100

Pienso en las atroces torturas y en los asesinatos que se cometieron y se siguen cometiendo en nuestra dolorosa América Latina bajo la legitimación que les da este titulito del terrorista...

Pienso en la madre que llora en la Corte Interamericana de Derechos Humanos cuando declara que engañó a sus hijos diciéndoles que su padre estaba de viaje x que no tenía la certeza de que había muerto...

simplemente lo desaparecieron...

los engaño durante 9 años... aunque sospecho que se engañaba a sí misma...

Su marido reapareció en un frío juicio en el que un soldado le describió la muerte y espantosa tortura a la que sometió a ese profesor universitario, a ese terrorista que se atrevió a pensar diferente... lo describió como quien te describe un rutinario día de oficina... como si te describiera la forma de abrir una puerta... una cosa más... simplemente hice mi trabajo señor juez

Terrorista dijeron, y eso bastó para tardar 11 años en esclarecer el caso... eso bastó para que su muerte no importara, para que no fuera un crimen... eso bastó para que a la pregunta: en que fosa está? el soldado respondiera: no me acuerdo... y eso bastó

¡¡¡TERRORISTA!!! le gritaron a la madre de aquel universitario que mataron en la Cantuta. Fue hace tiempo, pero ella recuerda como si fuera ayer. Se ve a sí misma caminando entre los restos llenos de cal de aquella fosa común, donde lo único reconocible que quedaba de su hijo eran las llaves de la casa. Su hijo quien nunca se metía con nadie, quien era el único entre seis que tenía posibilidad de estudiar. El universitario, el futuro...


Esa es mi meta: ser tan MUJER como ellas y tan firme como ellos.

mi homenaje y mi agradecimiento, pues con su testimonio me marcaron para toda la vida.

5 comentarios:

Gerardo Omaña dijo...

Extraordinario tu post y enhorabuena por tus letras.
Un beso para tu alma.
imaginaria

Tomás Goic dijo...

Hola nuevamente, muchas gracias por visitar mi blog y por tu comentario en el.

Te comento que me siento honrado de que uno de mis post te inspirara para escribir este tu número 100, linda cifra, y lo que escribes en el por desgracia lo han vivido muchos seres humanos por solo el hecho de pensar distinto, yo provengo de Chile un país que en la década de los 70’s y 80’s fue cruelmente azotado por la dictadura de Pinochet.

Yo ni siquiera había nacido cuando se dio el golpe de estado y era tan solo un niño de tres años cuando mi padre, mi madre y yo tuvimos que abandonar nuestro país en busca de un lugar seguro para los tres.

Gracias nuevamente por tu visita, puedes regresar cuantas veces quieras.

Daniela dijo...

Uy Laurita, que buen post, se me puso la piel de gallina...
A veces se nos olvida tanta cruda realidad que tenemos cerca y que deberíamos andar pegada al alma - como dicen los chilenos - PARA NO OLVIDAR...
Gracias por despertarme la memoria hoy, por manifestar lo que siempre hemos sabido, al fin y al cabo... Que el futuro es nuestro y depende de nuestra capacidad de honrar, con nuestras acciones diarias y luchas, la memoria de aquellas y aquellos que lucharon antes y nos adelantaron un poco el camino, para seguir poniéndole, hasta que logremos hacer de este asco de mundo - como dice la canción - un lugar donde no queme el sol y al nacer no haya que morir...
Un abrazo,

Luna Místika dijo...

Gracias Gerardo, me halaga mucho tu comentario.

Tomás, yo leí que eras de Chile y eso también me dió insumos para el post. Para nosotros es muy duro entender esas cosas, pues aunque en CR han pasado cosas bien feas jamás es comparable con lo que ustedes han vivido en suramérica o en el resto de centroamérica...

Gracias Daniela. A veces se nos olvida que mirar el dolor de nuestras naciones es fundamental para que cosas terribles no vuelvan a pasar...
este fue un post que se escribió sólo. me habría gustado no escribirlo, si no poder regalarles la experiencia

oscar dijo...

Pienso que lo más lamentable de todo lo que ha pasado América Latina es la falta de memoria histórica... La sangre en la tierra y en las ciudades no se deben olvidar... Una vez leía un libro que se refería a eso: a como nuestros pueblos de una mañana a la otra olvidan matanzas atrocez, crímenes asquerosos y personajes perversos... ESO ES ALGO QUE NO DEBEMOS PERMITIR... El libro se refería a Nicaragua, y a como dos jóvenes estaban frente a una descomunal estatua de Sandino, ellos hablaban sobre la guerra y las guerrillas con una periodista y no sabía que había pasado... tan solo 20 años atrás!
Gracias (Y FELICIDADES) por tu post 100... Estoy segura que la Luna de aquellos años y la de estos, tan dificiles por cierto, sigue detrás de personas como vos que no permiten que olvidemos lo que ella vio...