sábado, 24 de febrero de 2007

El rol de la prensa respecto a los opositores del TLC


En estos días hemos visto en la televisión nacional una serie de reportajes con el objetivo de "prevenirnos de la violencia de los grupos opositores al TLC"... o de "su ignorancia".

Mucho está dicho de ambos bandos del TLC, y poco a poco hemos caído en un túnel de incertidumbre, pues han dejado de importar las ideas y los argumentos y se ha hecho énfasis en los temores y la demagogia.

Es sumamente preocupante que se satanice tanto a los opositores del TLC. Esto ha sucedido en otros países latinoamericanos cuando existen oposiciones tan bien organizadas y argumentadas... o simplemente cuando no es conveniente que dichos argumentos sean difundidos con claridad y sin las ediciones e interpretaciones que desvían la atención de los puntos claves.

Por ejemplo: los reportajes de Telenoticias, en los cuales se entrevistaba a diputados sobre temas polémicos del TLC y un "experto" juzgaba si la respuesta estaba correcta o no. Está de más decir que los argumentos de la oposición aparecían con una equis roja y una alarma como si fueran a explotar de asombro al ver que alguien pueda pensar así... Lo pongo más concreto: preguntaban sobre la portación de armas cuando el tema polémico, y al que respondían los opositores era sobre la fabricación de armas y la posibilidad de que esto suceda en nuestro país... Lo más curioso es que nunca escuchamos el planteamiento de las preguntas... e incluso cuando las respuestas eran muy validas en la mayoría de loas ocasiones, el experto decía MALO FEO CACA y ya de la respuesta ni me acuerdo... y ni siquiera explicaba a cabalidad por qué estaba incorrecta... ¿para qué?, de todos modos es evidente que el objetivo no es informar...

Y quien cuestione lo que acabo de decir que me explique: ¿Por qué no han pasado en el 6 o el 7 Costa Rica SA, o propiciado debates OBJETIVOS sin que el "tercero neutral" la agarre contra el opositor?... ¿Por qué no hay comerciales contra el TLC?... y noticias: si los han hecho, están listos desde hace más de un año, pero las televisoras se rehúsan a transmitirlos...

Les dejo con una anécdota, nada más para que piensen un poquito en todo lo que hemos escuchado sobre los opositores... incluyendo las imágenes que repiten constantemente de los estudiantes que se cubrieron las caras en un bloqueo y andaban con bombas en botellas de plástico (otro dato: Era vinagre, es imposible una bomba en plástico, pues el plástico se derrite fácilmente)... Imagínense la musiquita de fondo de "tengan mucho miedo a los comechiquitos"... y ahora lean lo que les voy a contar.

El año pasado fui a una audiencia pública en la Comisión de Derechos Humanos. El caso era del Perú, y era muy importante x que podía significar un motivo para la extradición de Fujimori. Era sobre un grupo de estudiantes y su profesor, quienes fueron asesinados en la Universidad. Primero los desaparecieron y lo que pasó después con ellos fue tan trágico que nadie se digna a explicarlo:

En uno de los casos la madre sólo encontró las llaves de la casa que su hijo portaba aquel terrible día. Lo encontró en una fosa común, y era lo único reconocible de su hijo, pues su cuerpo ya estaba muy avanzado en descomposición...

La esposa del Profesor pasó años mintiéndole a sus hijos, diciendo que su padre estaba de viaje, pues no podía decirles que él había muerto, porque no sabía si así había sido. Fue en un juicio, que un oficial confesó la forma atroz como le robaron la vida al Profe, y hasta ese juicio, casi diez años después de las desapariciones, que su esposa supo su paradero...

El crimen de estas personas fue cuestionarse las políticas sociales y económicas de su gobierno... Su crimen fue hablar en público (en clases) en contra del gobierno... sólo eso... no planeaban una revolución, ni mucho menos... nada más les pareció discutible, y pensaron que era su derecho pensar diferente...

Los casos son mucho más terribles de lo que se ven en estas letras, pues las mujeres que han luchado por justicia durante tantos tantos años, han tenido también que luchar contra el estigma que el gobierno colocó sobre sus seres queridos: TERRORISTAS. Gracias a esa simple palabra, nadie se preocupó por averiguar que hicieron, o que pasó con ellos... a los terroristas simplemente hay que eliminarlos... y si ellos son terroristas sus familias también... sus amigos... sus compañeros...

Esta palabra justificó torturas, asesinatos y desapariciones en Chile, Argentina, Nicaragua, Guatemala, México, El Salvador, Uruguay, Colombia, Perú... Lo sigue justificando en México (Oaxaca)... y por supuesto en Oriente Medio.

Esto sucedió en Perú en los noventas... No hace tanto, verdad?

No digo que acá vaya a suceder lo mismo, lo que sí digo es que, tantos ataques, tanta satanización y deslegitimación lo que genera es que muchos nos vean como enemigos de la democracia, pues parece ser que la oposición y manifestación política es una amenaza y no una parte fundamental para la democracia.

Con todo esto a lo que voy es a que no hay que creer todo lo que nos dice la tele o el periódico, y que así como nos damos cuenta de que las películas de terror no dan ni cosquillas sin música, lo mismo puede pasar con los noticieros.

A la mano están todos los argumentos a favor del TLC... pero los opositores seguimos en la cátedra, en los libros, en los documentales y en Internet. Los gigantes de la comunicación (la Nación, Canal 7 y Cabal 6) no nos han dado el espacio suficiente donde nos podamos expresar libremente sin que nadie nos diga que estamos equivocados por no pensar como el gobierno.

Espero que nuestra marcha pacífica triunfe, y que no olvidemos que la clave está en generar opinión pública favorable a nuestros planteamientos... así como espero que nuestros esfuerzos pacíficos y argumentos sean los que brillen este lunes!


1 comentario:

César dijo...

Me alegra muchísimo que defendás tus ideales y tu posición. Tengo algo que aportar. El papel de la prensa en este tipo de casos es verdaderamente complejo. Llevo 4 años de estar cubriendo el TLC. Los que estan a favor no me quieren. Dicen que soy de izquierda.
Para los opositores, soy prensa vendida, a pesar de que en mis reportajes salían las mejores panorámicas con las dimensiones reales de la marcha, a pesar de los cuestionamientos reales al tratado, a pesar de que soy la única persona que conozco ajena a lanegociación que se ha leído el tratado completo 4 veces... el cubrir TLC en este país es verse forzado a quedarle bien a alguien.
Nunca busqué quedar bien nunca. simplemente decir las cosas como son.
Decir que mintieron los negociadores. Decir que mienten los sindicalistas.
Decir que no viene el coco, que no nos venden el país. Pero decir que no estamos listos para una aperetura como la que se plantea.
No me preocupa lo de las armas porque el que conoce sabe que eso está cerrado legalmente, aunque brinquen los opositores.
Me preocupa sobremanera las patentes sobre obtenciones vegetales, aunque brinquen los partidarios del tratado.
Están ambos bandos demasiado cerrados en jalar su mecate para su lado, y no comprenden, no entienden, desinforman, saturan.
Por supuesto que los colegas que cubren el tratado tienen su opinión. Algunos asumen la del medio para el cual trabajan y no pierden oportunidad para darla a conocer, y se meten en el juegoi de la camiseta: morado o liguista, verdiblanco o mariachi o pac, del boca o del river, en favor o en contra del TLC porque Mingo que sabe mucho me dijo que se iba a privatizar el agua...
Es jodido ir a las conferencias y que los empresarios te encaren aunque los dejés callados, y amenacen con joderte el brete. Es jodido ir por la calle y que te escupan el pecho los compas que andan de negro haciendo caras (que por cierto son los que se pasean en la imagen de la UCR). Que aparezca un Juan Vainas de la Mea o de la FEUCR y te tome fotos, que te llamen y te digan que ya saben quien sos y dónde trabaja tu esposa, porque no importa que querás informar con la verdad a la gente... sos prensa, andás carnet, sos vendido, hay que sacarte.
Si... falta periodismo serio. Con huevos seguimos algunos diciéndoles, jóvenes, se equivocan, señores ministros, se equivocan, consultando gente de afuera a ver cómo está la vaina, buscando las últimas opciones y conociendo en verdad cómo está la cosa.
Al final, vos sabés, algunos profes de la U saben (muy pocos), el Inbio sabe, Villasuso sospecha... pero la gente sigue pensando cualquier cosa, y los intereses personales de algunos se montan en la ola y se surfean a todos... los que andan con el si, y los que andan con el no.
Es verdaderamente frustrante que la gente se quede con tanta desinformación... y que no haya manera de informarles porque ya nadie quiere creer. Ya nadie tiene fe.
El carajo nos va a llevar si firmamos el tratado, tal vez no tan revolcados. Pero si no lo firmamos también nos lleva el carajo, y aquí todos quieren ganar y nadie busca soluciones reales. Viva la pepa.